¿Por qué adquirir un calentador eléctrico de bajo consumo, y dónde resulta más eficaz su instalación?

¿Por qué adquirir un calentador eléctrico de bajo consumo, y dónde resulta más eficaz su instalación?

Un calentador eléctrico bajo consumo, también llamado comúnmente termo eléctrico, es un aparato que calienta y acumula el agua para el consumo de agua sanitaria tanto en hogares, como en negocios, con una instalación bastante sencilla.

Entre las ventajas que presenta el calentador eléctrico bajo consumo, frente a otros sistemas, es el menor importe económico a la hora de su compra e instalación para obtener inmediatamente agua caliente, frente al mayor coste de equipos como calderas de gas, calderas de pellet, gas oíl, etc…

El mejor calentador de agua sólo requiere contar con una toma de agua y un enchufe para su instalación y que comience a estar en funcionamiento.

La capacidad del depósito del calentador eléctrico, la potencia y el consumo energético, son los tres aspectos fundamentales que se deben tener en cuenta a la hora de elegir el equipo más adecuado en función de la demanda de agua caliente que se necesite en el lugar de la instalación.

Capacidad del depósito en calentadores eléctricos

El mercado ofrece suficiente variedad en tipo de calentadores de agua eléctricos por tamaño y cantidad de acumulación y calentamiento de agua dependiendo de las necesidades particulares de cada cliente.

Existen termos eléctricos pequeños que sólo acumulan y calientan agua de 5 en 5 litros, hasta grandes calentadores eléctricos que pueden calentar hasta 300 litros de agua.

Para poder elegir correctamente el calentador eléctrico de bajo consumo, adaptando el gasto de agua caliente a las necesidades reales, evitando así que ésta sea escasa en cada uso, o que se produzca un innecesario desperdicio de energía calentando más agua de la necesaria en todo momento, hay que pararse a estudiar variables como número de usuarios de agua caliente, costumbres diarias, número de cuartos de baño, y aseos, puntas de consumo en relación al uso seguido en horario de duchas, y si se trata de la vivienda habitual, o segunda residencia.

También se puede elegir el tipo de control que deseamos para activar el funcionamiento del calentador eléctrico, que puede ser: analógico, digital o domotizado.

Tipos de formatos de los calentadores eléctricos

Dependiendo del lugar en el que se piensa ubicar la instalación calentador eléctrico, el mercado ofrece también un buen número de posibilidades para adaptarse perfectamente al tipo de espacio disponible, ofreciendo la posibilidad de instalar distintos tipos de termos eléctricos, como los compactos para espacios muy reducidos, otros con medidas de termos eléctricos diseñadas para huecos muy estrechos, también los hay reversibles, más los clásicos en formato horizontal o vertical.

Potencia del calentador eléctrico y consumo energético

Como hemos dicho anteriormente, al realizar la elección del calentador eléctrico más adecuado a nuestras necesidades, conviene tener muy en cuenta la potencia calentador eléctrico y rapidez de calentamiento ligada al consumo de energía que producirá, y que repercutirá directamente en la factura de la compañía eléctrica.

En relación con éste concepto, conviene elegir modelos de termo de agua, que dispongan de termostatos regulables para poder controlar la activación o desactivación del equipo, en función de las necesidades.

También es muy importante elegir ofertas de calentadores eléctricos fabricados con materiales de mucha calidad y que cuenten con buenos aislantes interiores, para mantener durante más tiempo la temperatura del agua una vez que ya está caliente, ahorrando así arranques innecesarios, y por lo tanto reduciendo el gasto por consumo de electricidad, a la vez que se consigue prolongar la vida media del aparato con menos cantidad de arranques y paradas.

Igualmente importante es disponer en cada momento puntual del agua caliente sin esperas, lo que se consigue con los termos de agua caliente que incorporan intercambiadores de calor, elemento que garantiza una gran cantidad de agua caliente y de una forma constante, frente a los termos eléctricos más simples que presentan una capacidad más limitada, a medida que se va utilizando el agua caliente, volviendo a pasar el agua fría al calderín para que la resistencia vuelva a calentar otra determinada cantidad de agua.

Otra característica muy importante al elegir un calentador agua eléctrico bajo consumo, es que incluya sistemas protectores contra la corrosión y la acumulación de cal, ya que al tratarse de un depósito para acumulación constante de agua, las resistencias sufren acumulaciones calcáreas que restan funcionalidad a éstas piezas, o incluso pueden llegar a producir averías.

Por ésta razón es necesario asegurarse de que el calentador eléctrico elegido cuenta con resistencia anti cal y ánodo de sacrificio que atraiga la cal, acumulándola sobre éste último, en lugar de ir a parar a la resistencia.

Si vas a realizar la instalación del calentador eléctrico de bajo consumo, en una zona con aguas duras, te aconsejamos que solicites un calentador eléctrico con resistencias envainadas o vitrificadas.

Para conseguir agua caliente de forma simultánea en varios espacios diferentes de una casa, sin que se produzca interrupción en el suministro o temperatura, es muy importante consultar a los instaladores expertos informando sobre las necesidades puntuales, para que te aconsejen sobre el mejor calentador eléctrico de bajo consumo adaptado a tu hogar o negocio.

Ahora que ya te hemos comentado ítems para realizar la elección de un calentador eléctrico de bajo consumo, a continuación vamos a ver cuál es el modelo más recomendados por los expertos.

Qué tipo de calentador eléctrico es el más recomendado por los expertos

Actualmente existen termos de última generación para conseguir un ahorro desde hasta una cuarta parte del gasto convencional, hablamos del termo eléctrico digital genérico, sin entrar a precisar marcas, que puedes programar con horario nocturno, y con distintas funciones como eco o ahorro, activándose el equipo solo cuando resulta necesario, que son los mejores calentadores eléctricos actualmente.

Esta opción resulta perfecta cuando el calentador de agua eléctrico se combina con una adecuada tarifa de consumo diseñada con tu compañía de electricidad específicamente para tus necesidades.

Este tipo de termo eléctrico permite regular el agua exactamente a la temperatura de consumo, sin necesidad de mezclar o que el agua caliente almacenada comience a perder temperatura por falta de uso.

De ésta forma se puede programar que el agua caliente coja una temperatura máxima de 40º por ejemplo, reduciendo así el consumo de electricidad al minimizar el tiempo de funcionamiento del calentador de agua eléctrico, a la hora de trabajar el equipo.

Además estos termos están diseñados con dispositivos que permiten programar el horario diario, semanal, u otras opciones, de tal manera que si por ejemplo tienes un equipo montado en la casa de campo, sólo funcionará durante el fin de semana y en las horas que tengas marcadas, de tal manera que no dejarás agua caliente cuando cierres la casa el domingo para volver a la ciudad.

Los nuevos calentadores eléctricos además cuentan con un dispositivo que reconoce el uso habitual adaptándose a nuestros hábitos si se desea.

La conexión domótica permite que puedas accionar el encendido y la temperatura termo eléctrico directamente sin estar en casa, para disponer el consumo con anterioridad, y te facilita desde el teléfono o la tablet la posibilidad de revisar el consumo eléctrico del aparato.

Gama de precios de calentadores eléctricos y su instalación

A la comodidad y seguridad de éste tipo de equipos que no suponen riesgos por combustión, para la producción de agua caliente sanitaria, hay que añadir la ventaja de los precios de termos, porque puedes encontrar diferentes tipos de calentadores de agua eléctricos, por importes que pueden oscilar dependiendo del fabricante, capacidad y características, entre los 80 euros los más baratos y 350 euros de los mejores termos y más sofisticados, a lo que hay que sumar el precio de mano de obra del instalador que puede estar entorno a los 100/150 euros más I.V.A, frente al precio de las calderas de gas más económicas que existen en el mercado cuyo precio sólo por la máquina está entorno a los 700 euros mínimos, a lo que después tienes que sumar la instalación.

Si vas a comprar termo eléctrico para tu hogar, pincha aquí https://calientatuhogar.com/  y te asesoramos sobre todas las opciones, para que sepas qué calentador eléctrico comprar y dispongas de una rápida y económica instalación inmediatamente.

Deja una respuesta