¿Cuál es el consumo de los radiadores eléctricos?¿Son realmente económicos?

¿Cuál es el consumo de los radiadores eléctricos?¿Son realmente económicos?

A la hora de producir energía calorífica para calentar la casa o la oficina desde el otoño y a lo largo de la larga temporada invernal, utilices el sistema que utilices tendrás que gastar más en instalación y menos en energía dependiendo del equipo de calefacción que elijas, o encontrar un equilibrio entre el gasto de instalación y el gasto energético, como es el caso del consumo de los radiadores eléctricos.

Por eso a la hora de elegir el sistema de calefacción, en general los clientes buscan sistemas que aporten las mejores prestaciones de comodidad en el mantenimiento y confort térmico, a los precios más asequibles, dado que las fuentes de energía varían sus precios frecuentemente, y habitualmente siempre al alza, por ejemplo si hablamos de los radiadores de calefacción eléctricos.

Necesariamente para conseguir calor es necesario consumir algún tipo de energía, pero algunas energías aparte de ser menos seguras e igualmente caras, como pueden ser el gas, o gas oíl, obligan a los usuarios a estar continuamente pendientes del abastecimiento, o a realizar instalaciones que obligan a utilizar una buena cantidad de espacio y cumplir determinadas normas de seguridad que encarecen el sistema a la hora de comprar maquinaria y hacer la correspondiente instalación, cosa que no sucede con los radiadores de bajo consumo eléctricos.

Por el contrario, la calefacción radiadores eléctricos de bajo consumo, suponen un estilo de calefacción segura, cómoda, continua y limpia, cuya instalación solo requiere de tomas de corriente en los diferentes espacios y una determinada potencia contratada.

Dado que el precio de la electricidad no es realmente económico, y a éste hay que sumar el Impuesto del Valor Añadido y el impuesto energético, el mayor inconveniente que presenta éste tipo de calefacción es el consumo de radiadores eléctricos, por el montante mensual que hay que asumir por estar calentitos en casa durante los meses más fríos del año.

Pero los fabricantes de radiadores eléctricos, o emisores térmicos, que es el otro nombre con el que se conocen, conscientes de los altos costes que marcan las compañías eléctricas por utilizar ésta fuente de energía, han diseñado progresivamente emisores eléctricos de bajo consumo, cuyo cometido es mantener durante un mayor espacio de tiempo una temperatura constante, sin que los aparatos continúen encendidos, consiguiendo un ahorro estimado de entre un veinte y treinta por ciento del consumo energético.

Entre las mejoras técnicas de estos aparatos están los modelos que incorporan sistema de control diario del consumo de los radiadores eléctricos, y una distribución más uniforme del calor.

Qué tener en cuenta a la hora de elegir radiadores eléctricos de bajo consumo

Hay una serie de características que influyen en el consumo de los radiadores eléctricos, que vas a ver a continuación.

Un emisor térmico o radiador eléctrico trasmite el calor por intercambio entre la temperatura de éste y la del ambiente en el que se encuentra por convección.

  • La eficiencia en cuanto a la trasmisión de calor que producen los radiadores térmicos de bajo consumo, al ser conectados, depende del tipo de materiales utilizados en su fabricación, y en éste caso el aluminio que es el material habitual trasmite el total de la energía calorífica generada.
  • La potencia de cada unidad también es un aspecto fundamental en referencia al gasto de energía que emplee. Por ello es muy importante realizar un cálculo previo de la necesidad de calor o potencia calorífica que requiere cada espacio para evitar un calentamiento deficiente o excesivo, dimensionando correctamente la cantidad de elementos que deben incluir los radiadores eléctricos bajo consumo.
  • Los radiadores eléctricos bajo consumo incluyen sistemas que ayudan a adecuar el consumo regulando la temperatura de las unidades para que no trabajen al máximo de potencia manteniendo sin embargo unas prestaciones confortables, que se consiguen con ayuda de termostatos.

Por lo tanto para reducir el consumo de los radiadores eléctricos, hay que elegir  equipos de última generación que incorporan sistemas digitales para programar el horario de puesta en marcha y parada, o el funcionamiento en determinados días, así como el ajuste a una temperatura óptima que permita obtener unas prestaciones adecuadas con la mejor eficiencia energética.

El funcionamiento de los radiadores programables se activa de forma autónoma para cada uno de ellos, de tal manera que permiten su utilización individual o conjunta dependiendo de las necesidades térmicas de cada espacio, a diferencia de otros sistemas de calefacción que requieren el calentamiento de todas las estancias por el tipo de instalación.

También algunos de los nuevos radiadores y emisores térmicos digitales incorporan sensores térmicos, de tal manera que regulan la temperatura y funcionamiento dependiendo de la cantidad de grados que captan en cada momento, apagándose automáticamente o rebajando el consumo de electricidad, cuando una habitación se está calentando con los rayos procedentes de la energía solar, o por la presencia del calor emitido por el número de personas en una habitación.

Otra de las ventajas que actualmente ofrecen los radiadores eléctricos de bajo consumo, es la posibilidad de programar a distancia tanto la temperatura, como la conexión y desconexión domótica de los aparatos a través del sistema de conexión Wifi, con la comodidad de programar el encendido previo cuando vamos a la casa de fin de semana, y al volver de nuevo a la casa en la ciudad.

Algunas ventajas que aportan los radiadores eléctricos de bajo consumo, frente a otros sistemas de calefacción

Los sistemas de calefacción de combustión tales como leña, pellet, gas, o gas oíl, son más sucios bien por el tipo de combustible, bien por manchar las estancias en las que se encuentran las calderas, y en muchos casos producen olores, además de atraer bichos como roedores o cucarachas que pueden anidar entre el material combustible, cosa que no sucede con los radiadores eléctricos bajo consumo.

La electricidad por otro lado además de no manchar, emanar olores, necesitar espacio de almacenaje y estar pendiente de la reposición, además es uno de los sistemas de calefacción más seguro porque no existe posibilidad de explosión, y el riesgo de incendio desaparece, si las instalaciones eléctricas se encuentran correctamente realizadas y revisadas.

Y cómo ya hemos dicho anteriormente, evita la necesidad de adquirir calderas o equipos de calefacción, y la instalación es muy económica, evitando costes de mano de obra para instalación de tuberías, y espacios especiales para ubicar maquinaria, por lo que disponer de calefacción eléctrica simplemente depende de realizar la compra de radiadores eléctricos bajo consumo, que se pueden acoplar directamente sobre cada pared con sencillos sistemas de sujeción junto a las tomas de corriente, y contar con una potencia contratada correcta para cubrir todas las necesidades de energía eléctrica del hogar o negocio.

Consejos a la hora de instalar radiadores eléctricos de bajo consumo

  • Elige el radiador eléctrico de bajo consumo adecuado a las dimensiones de cada habitación. Una vez elegido un radiador eléctrico consumo bajo, con una determinada potencia y tamaño, no puedes instalarlo en otra habitación de medidas mayores o menores, porque entonces no obtendrás las mejores prestaciones a la hora de conseguir calefactar el espacio.
  • Ten en cuenta antes de comprar los radiadores eléctricos de bajo consumo si dispones de tomas suficientes en los lugares en los que vas a realizar la instalación, y asegúrate de que la longitud de cableado del equipo es suficiente para alcanzar la toma de corriente.
  • Intenta que la instalación de tus radiadores eléctricos de pared, se ubiquen lejos de corrientes de aire, ya que los termostatos trabajan detectando la temperatura en cada momento, por lo que si ésta baja con las corrientes, los equipos se activarán con mayor frecuencia de la necesaria.
  • La instalación de los radiadores eléctricos bajo consumo es muy sencilla, por lo que sin ser muy manitas puedes realizarla tú mismo. Para ello necesitarás un nivel que te ayude a marcar correctamente sin inclinaciones el lugar en dónde irán los puntos de agarre del equipo, una taladradora para realizar los agujeros, y tacos adecuados al tamaño de la broca, más un atornillador para fijar los enganches a la pared, y ya sólo tendrás que colgar el radiador bajo consumo, y enchufarlo a la toma de corriente.
  • Para finalizar éste post, te informamos sobre el último punto que hace referencia a la facilidad con que se mantienen los radiadores eléctricos bajo consumo, a los que sólo debes limpiar el polvo periódicamente con un trapo seco, completando la limpieza cada cierto tiempo con una bayeta humedecida sólo en agua. No siendo necesario utilizar más productos para su limpieza.

Y si quieres saber más sobre consumo radiadores eléctricos, u otros sistemas de calefacción, pincha aquí https://calientatuhogar.com/, y te daremos las mejores soluciones para tu casa sin ningún compromiso.

 

Deja una respuesta