Tipos de sistemas de climatización y sus principales diferencias

Tipos de sistemas de climatización y sus principales diferencias

Los sistemas de climatización permiten dar a un espacio cerrado, de mayor o menor extensión, las condiciones de temperatura, humedad y calidad del aire requeridas para garantizar el bienestar y confort de las personas que lo habitan. 

Por sistemas de climatización, por tanto, entendemos tanto los que permiten refrigerar estancias en verano (conocidos coloquialmente como sistemas de aire acondicionado), como los que permiten calentar habitaciones en invierno (sistemas de calefacción).

¿Cuántos sistemas de climatización existen en el mercado?

Los sistemas son múltiples y muy variados, y existen varios criterios de clasificación de los mismos.

Así, por una parte y en cuanto a su origen, hay sistemas de climatización naturales y artificiales. Los primeros son los que provienen del entorno que nos rodea y los segundos son los que se han elaborado expresamente para que, incluso en espacios que no gozan de sistemas naturales de climatización, pueda alcanzarse un nivel de temperatura, humedad y calidad del aire que garantice plenamente el confort de quienes allí desarrollan sus vidas.

Por otra parte, según el alcance de la instalación, los sistemas de climatización pueden ser unitarios o centralizados. Los sistemas unitarios de climatización son aquéllos que permiten calentar o refrigerar una única estancia, al no contar con conductores que extiendan el confort producido en aquélla a otras habitaciones o lugares del mismo espacio físico. Los sistemas centralizados de climatización, en cambio, permiten refrigerar o calentar distintos espacios conectados entre sí a través del uso de conducciones de calor o frío. Estos últimos, pues, son más versátiles y generalmente de mayor eficiencia energética y mejor rendimiento, aunque suelen llevar asociados un mayor coste de instalación y mantenimiento.

Además de las anteriores clasificaciones, en función del fluido caloportador, podemos distinguir sistemas de climatización por agua, por aire o por un fluido refrigerante. Los sistemas por agua, o agua-agua, o todo agua, son aquéllos que utilizan como elemento que transporta la energía térmica el agua, de forma que obtienen dicho fluido del exterior y lo utilizan también internamente para convertirlo en energía térmica refrigeradora o de calentamiento del entorno. Los sistemas por aire, o aire-aire, o todo aire, son aquéllos que toman dicho fluido caloportador del exterior, a través de conductos, transforman su energía térmica en refrigerante o climatizadora, y lo impulsan hacia el interior de la estancia a través de rejillas o difusores. Finalmente, los sistemas con fluidos refrigerantes utilizan éstos para transportar y transformar la energía térmica y climatizar tu hogar.

¿Qué sistemas de climatización te ofrecemos?

En nuestra web, tienes varios sistemas de climatización a tu servicio. A continuación, te explicamos los puntos clave de cada uno de ellos y sus diferencias para que puedas elegir el sistema de climatización más adecuado para tu hogar. ¿A qué estás esperando? ¡Decídete ya por uno de ellos!

Radiadores

Los radiadores son sistemas de climatización que permiten intercambiar calor entre el medio de entrada, que puede ser la electricidad o el agua, y el medio de salida, que es el ambiente que los rodea, es decir, la estancia que quieres climatizar.

Los radiadores, presentan distintas variedades o categorías, y en nuestra web tenemos una amplia oferta de todas ellas.

Así, de una parte, tenemos los radiadores eléctricos o emisores térmicos, que, como te explicábamos en una entrada anterior de este blog, son sistemas de climatización que contienen un fluido caloportador que es el que permite la emisión de aire caliente, siempre con la correspondiente aportación de la red eléctrica a través de la conexión a la misma mediante enchufe, claro está. Los radiadores eléctricos, por su sistema de funcionamiento, liberan calor de forma lenta y continua, y por tanto son adecuados como sistemas de climatización de estancias de espacio mediano a grande, como un dormitorio o un salón. La sensación de confort no será inmediata, pero una vez se alcance la misma, ¡disfrutarás de ella durante largo tiempo. 

Por otra parte, los radiadores de agua son sistemas que tienen como fluido caloportador, como se infiere de su propio nombre, el agua. Bastará distribuirlos por todas las estancias de tu hogar y, con el aporte de agua previamente calentada a través de la caldera, este sistema de climatización te permitirá adquirir una temperatura de confort estable y continuo en toda tu vivienda.

Si te preocupa el medio ambiente y, además, no quieres prescindir de un sistema de climatización adecuado para tu bolsillo, ¡los radiadores híbridos son la solución! Estos radiadores están diseñados para funcionar a muy baja temperatura, por lo que son capaces de proporcionar tanto calor como frío. ¿Se te ocurre algo más versátil para tu hogar?

Finalmente, aunque no de forma menos importante, hemos de señalar que los sistemas de climatización también pueden ser portátiles, lo que permite su traslado entre las diferentes estancias de una vivienda o, incluso, que los utilices en distintos domicilios. ¡Tenemos una amplia gama de radiadores portátiles para ti!

Acumuladores

Generalmente, cuando buscamos un sistema de climatización, lo que nos preocupa, en primer lugar, es que garantice la temperatura, humedad y calidad del aire adecuadas en el lugar en que necesitamos su uso y, en segundo lugar, que tal sensación de confort se alcance al mínimo coste posible, tanto energético como económico. Los acumuladores de calor son un sistema de climatización idóneo a ambos efectos, pues sus ciclos de carga, esto es, por los que absorben el calor producido por la electricidad y lo almacenan para uso posterior, se programan en los períodos de menos coste energético, y sus ciclos de descarga se producen durante todo el día. Así, este sistema de climatización garantiza una temperatura adecuada de tu hogar durante todo el día pero con un aporte energético limitado a las horas del día en que el consumo de electricidad supone un ahorro económico mayor.

Estufas

Las estufas son sistemas de climatización de sencillo funcionamiento y con usos muy versátiles. Simplemente, generan calor mediante la combustión o a través del aire, el agua o algún otro fluido caloportador, y después lo emiten al entorno, climatizando en cuestión de minutos la estancia en cuestión.

En nuestra web, te ofrecemos una amplia oferta de las diferentes categorías de estufas existentes en el mercado. Así, las estufas de pellets son un sistema de climatización plenamente ecológico, al utilizar para su combustión pellets, que son residuos vegetales que no lanzan emisiones de CO2 a la atmósfera. Además, son un sistema de climatización de alta eficiencia energética, que te permite calentar tu hogar en un breve espacio de tiempo y con un mínimo aporte energético, y por tanto, un bajo coste para tu bolsillo.

Por otra parte, los convectores de calor son sistemas de climatización con un funcionamiento muy simple, pues basta conectarlos a la red eléctrica mediante el correspondiente enchufe para que sus resistencias eléctricas se calienten y, con ellas, el aire que toman del exterior. Este aire, una vez caliente, se liberará por la parte superior del convector de calor, garantizando la climatización de una estancia en un breve espacio de tiempo. Por su sistema de funcionamiento, los convectores de calor son sistemas más eficientes de climatización para calentar estancias pequeñas, como un baño o la cocina. Además de todo lo anterior, son sistemas portátiles de climatización y por tanto pueden dar uso a varias estancias de tu vivienda. ¡No hace falta que los límites a una sola habitación!

A los sistemas de climatización ya mencionados, hemos de añadir las placas o paneles radiantes, que permiten reducir la circulación de aire y de las partículas de polvo, propias de la calefacción por convección, evitando así el estornudo propio de personas con algún tipo de alergias. Además, este sistema de climatización es absolutamente seguro, al no haber líquidos ni gases que puedan encenderse ni generar humo ni olor. Su funcionamiento es, a más abundamiento, totalmente silencioso.

Para terminar con las diversas categorías de estufas, baste recordar la existencia de termofluidos, que son sistemas de climatización que cuentan con una resistencia eléctrica de baja potencia de acero inoxidable que caliente un fluido caloportador, proporcionando así a tu hogar la sensación de confort que buscabas; y la existen de estufas de exteriores, que te permitirán utilizar tu patio, terraza o jardín incluso cuando la temperatura exterior no sea idónea para ello. No dejes de disfrutar de tu casa en ningún momento, ¡tenemos una solución para todos los casos!

Otros sistemas de climatización

Aunque en esta entrada del blog nos hemos limitado a explicarte los sistemas de climatización más comunes y utilizados del mercado, hay muchos otros que pueden cumplir con tus expectativas y responder a tus necesidades. ¡No dudes en preguntarnos por ellos! Tanto si se trata de toalleros para el baño, calderas para tus radiadores de agua, sistemas de agua caliente sanitaria, aerotermia, o incluso suelo radiante, ¡tenemos lo que necesitas, y estamos a tu disposición!

Deja una respuesta