Emisores térmicos, acumuladores, convectores de calor y placas radiantes… ¿En qué se diferencian? ¿Cuál es la elección óptima para tu hogar?

Emisores térmicos, acumuladores, convectores de calor y placas radiantes… ¿En qué se diferencian? ¿Cuál es la elección óptima para tu hogar?

En ocasiones, encontrar el sistema de climatización más adecuado para tu hogar y que cubra todas tus necesidades es una tarea difícil. Hay tanta variedad de sistemas de climatización que buscar el aparato óptimo de entre los disponibles puede resultar, cuanto menos, engorroso. En esta entrada del blog analizaremos los sistemas de climatización más vendidos del mercado y analizaremos sus ventajas e inconvenientes, para que así tengas la información necesaria para tomar una decisión. ¿Conoces los emisores térmicos, acumuladores, convectores de calor y placas radiantes y las ventajas de cada uno? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son los emisores térmicos y qué ventajas presentan?

Los emisores térmicos se caracterizan por ser sistemas de calefacción eléctrica, fijos, de fácil instalación, limpios, de gran inercia térmica y elevada eficiencia energética.

Los emisores térmicos son sistemas de calefacción eléctrica porque basta su conexión a un enchufe para que entren en pleno funcionamiento.

Asimismo, los emisores térmicos son fijos porque se anclan a la pared y no pueden modificarse del sitio donde inicialmente has decidido colocarlos.

Igualmente, los emisores térmicos son de fácil instalación, pues basta anclarlos a la pared y conectarlos a un enchufe para que empiecen a funcionar. ¡No necesitas instalador!

Otra característica de los emisores térmicos es que son limpios, esto es, no generan llama alguna ni, por tanto, humos o residuos que dejen malos olores o ensucien tu hogar.

Finalmente, los emisores térmicos son un sistema de calefacción de gran inercia térmica, dado que mantienen el calor durante largo tiempo y por lo tanto necesitan menos aporte energético para seguir funcionando una vez alcanzada la temperatura de confort. Los emisores térmicos, por tanto, tienen una alta eficiencia energética y contribuyen de manera importante al ahorro económico.

Según su composición e inercia térmica, hay varios tipos de emisores térmicos: emisores térmicos secos, de fluido y cerámicos.

Los emisores térmicos secos tienen unos paneles internos que son los que se calientan, siendo esta climatización prácticamente instantánea y permitiendo, por tanto, que den calor desde el primer momento. Por contra, su inercia térmica media es de una hora, esto es, emiten calor durante ese tiempo limitado, y por tanto son adecuados, sobre todo, para estancias que es preciso calentar rápido y no necesariamente por mucho tiempo.

Los emisores térmicos de fluido calientan, como su nombre indica, un fluido que discurre por su interior y por tanto su puesta en marcha es más lenta en términos de climatización, pero una vez calientes tienen una mayor inercia térmica media que los emisores térmicos secos, pudiendo llegar a las cuatro horas. Esta circunstancia hace que sean aconsejables para estancias cuyo uso diario sea de hasta ocho horas, y por tanto también permite que estos emisores sean parte de una instalación completa para tu hogar y no de una mera solución puntual a la climatización de una estancia de pequeño tamaño, como ocurre con los emisores térmicos secos.

Los emisores térmicos cerámicos son los que más tardan en calentarse, pero después tienen la máxima inercia térmica media, y por tanto su uso se recomienda para estancias que requieran climatización más de ocho horas diarias. 

¿Qué son los acumuladores y qué ventajas presentan?

Los acumuladores son un sistema de calefacción de alta eficiencia energética por su funcionamiento inteligente, que programa los ciclos de carga en los momentos en que la electricidad resulta más económica y fija los ciclos de descarga durante todo el día, garantizando una sensación de confort óptima para tu hogar, ¡al mejor precio!

El funcionamiento de los acumuladores, pues, es muy simple. A diferencia de los emisores térmicos, que consumen electricidad al mismo tiempo que están en funcionamiento y emitiendo calor, los acumuladores tienen ciclos de carga y descarga, de forma que sólo consumen electricidad mientras están inmersos en un ciclo de carga y, en cambio, son capaces de almacenar el calor en su interior para luego liberarlo en los ciclos de descarga.

La mayor ventaja de los acumuladores se ve incrementada si contratas una tarifa de discriminación horaria. Estas tarifas, que pueden recibir distintos nombres comerciales, como “Plan Noche” (Iberdrola) o “Tempo Nocturna” (Endesa), prevén que pagues más o menos por el consumo de electricidad según la franja horaria en que hagas tal consumo. Así, el precio de la electricidad será más bajo en la franja temporal denominada “horario Valle”, que equivale a las horas nocturnas y coincide, en invierno, con el espacio temporal que va desde las 22 a las 12 horas, y en verano, con la franja que va de 23 a 13 horas; y dicho precio de la electricidad será más alto en el resto del tiempo restante, cuya franja horaria recibe el nombre de “horario Punta”. Bastará que programes tus acumuladores para realizar el ciclo de carga en el horario Valle y, con ello, disfrutarás de una sensación de confort óptima en tu vivienda durante todo el día, ¡por muy poco dinero!

¿Qué son los convectores de calor y qué ventajas presentan?

Los convectores de calor son sistemas de calefacción eléctrica, de funcionamiento simple, limpios, portátiles y muy eficientes para climatizar estancias de reducido tamaño.

Así, los convectores de calor son sistemas de calefacción eléctrica y funcionamiento simple porque basta su conexión a un enchufe de tu hogar para que puedan comenzar a funcionar. Concretamente, una vez conectados, los convectores de calor calientan sus resistencias eléctricas y, con ellas, el aire que toman del exterior. Este aire, una vez caliente, se liberará por la parte superior del calefactor, garantizando la climatización de la estancia en un breve espacio de tiempo.

Por otra parte, los convectores de calor son limpios porque no emiten olores, ni humo, ni residuos.

Igualmente, una de las principales ventajas de los convectores de calor es que son portátiles, y por tanto bastará que adquieras uno sólo de ellos para poder trasladarlo de una estancia a otra y disfrutar de una sensación de confort óptima en cualquier lugar de tu vivienda.

Finalmente, los convectores de calor resultan útiles para climatizar estancias de reducido tamaño porque proporcionan una climatización inmediata y muy enfocada al espacio inmediatamente colindante con el convector, por lo que en espacios más amplios es posible que la sensación de confort se diluya. Recuerda: si quieres calentar una cocina o un baño, el convector de calor es una de las mejores opciones; pero si quieres climatizar un salón, quizás debes optar por un emisor térmico o un acumulador. Como ves, ¡tenemos soluciones para todos los espacios!

¿Qué son las placas radiantes y qué ventajas presentan?

Las placas radiantes, como te explicamos en la anterior entrada de este blog, son una solución económica y alternativa a los tradicionales radiadores de aceite y a los convectores de baja temperatura. Por tanto, las placas radiantes no son un sistema de calefacción integral para tu hogar ni permiten climatizar estancias de gran extensión, sino que son un sistema de calefacción de apoyo perfecto para combinar con emisores térmicos u otros tipos de calefacción más potentes.

La principal ventaja de las placas radiantes es la inmediatez con la que te proporcionan una sensación de confort para tu hogar, siendo también un aspecto positivo de las mismas el hecho de que realizan su función de forma extremadamente silenciosa. Además, son más seguras que, por ejemplo, un calefactor de gas; pueden instalarse en cualquier lugar, incluso con exposición a circunstancias ambientales adversas, y requieren de un mantenimiento mínimo. En definitiva, las placas radiantes son rápidas, limpias, silenciosas y eficientes. ¿Qué más se puede pedir?

¿Cuál es la mejor elección para tu hogar?

Como ya supondrás, la mejor elección de un sistema de climatización para tu hogar depende de muchos factores: si quieres un sistema de climatización integral o te basta con climatizar algunos espacios concretos; si el espacio a climatizar es de gran extensión o de reducido tamaño; si prefieres aparatos fijos o portátiles; etc.

Así, si quieres un sistema de climatización integral para tu hogar, puedes optar por instalar varios emisores térmicos fijos en el mismo, que te garantizarán una temperatura de confort óptima durante todo el invierno. En cambio, si te basta con calentar algunos espacios, habrás de pensar en la extensión de éstos y en tus necesidades. ¿Para climatizar un salón o sala de estar? Puedes hacerte con un emisor térmico o con un acumulador. ¿Para climatizar un baño? Será mejor que optes por un convector de calor o una placa radiante.

Esperamos haberte sido de ayuda y haberte proporcionado la información necesaria para decidirte por uno de nuestros productos, pero si tienes alguna duda más, ¡no dudes en consultarnos!

Deja una respuesta